top of page
Buscar

La importancia del compromiso.

Qué tiempos más bonitos esos en los que conoces a alguien nuevo y te ilusionas, ¿verdad? En los que pones todo tu corazón, tus ganas, tu tiempo, tus sueños y empiezas como a flotar en una nube de sensaciones que...buah, hacía mil que no sentías o que incluso es la primera vez que lo experimentas.


El amor nos acompaña siempre: nos afecta, nos desvela, nos alimenta, nos alienta, nos consume por dentro y nos consuma como seres humanos. Es la experiencia universal que toca a todos los que tienen la suerte de vivirlo y por eso ha sido siempre la canción de los poetas.


Amor, ese del que todos hablan pero pocos alcanzan y saben qué es.


Tiempos estos que corren en los que todos dicen querer (que no amar) y en los que algún que otro atrevido/a, osa usar un "te amo" sin tener en cuenta la importancia de semejante palabra, pues, amar, no es lo mismo que querer. Querer es un intercambio, yo quiero algo de ti y tú de mi. No es altruista, no es limpio. Amar es incondicional, es estar por encima del ego, es entregar el alma.




Amar es dedicar tiempo, hacer sacrificios, poner esfuerzo, hablar y conversar cosas incómodas sin dejarlas pasar o evitarlas, es confrontar algo que es doloroso, es unirse ante la adversidad, es compartir las alegrías y crear recuerdos, y por supuesto, no es efímero.




Pero claro, vivimos en un tiempo en el que todo lo es. Todo es rápido, reemplazable, estresante, y como no, altamente ególatra/egoísta. ¿Caben estas palabras en el amor? Ciertamente, no.


Tiempos de tinder, de catálogos a elegir, de superficialidad y medicina estética, de cuerpos esculturales y mentes/almas vacías, de escapismo y pérdida de valores. Tiempos oscuros y difíciles para el amor.


Y es que, es tan fácil encontrar a otra persona (entiendase aquí el término persona como monigote que se sienta a tu lado con el móvil pero no habla contigo, entre otras cosas)....pero, una persona que te aporte, te escuche, te llene, te complete, te apoye, te motive, te haga crecer, te entregue su tiempo, su cariño y nobleza....eso no se encuentra a diario. Una persona que soporte tus manías, tus desplantes, tu carácter, tus días oscuros, tus problemas... eso no se encuentra a diario. Alguien que ilumine tus días o qué, directamente, haga tu vida más fácil y le de paz, eso te lo encuentras una vez. Dos no.


Pero hacemos caso omiso a eso, y solo nos oímos a nosotros. A lo que me pasa a mi, lo que me duele a mí, lo que me pica a mí, lo que me urge a mí, y todo se convierte en 'mi, me, conmigo'. Creemos que estar en un compromiso es escribir un "cómo estás" por la mañana, o un "buenas noches, te quiero" al acostarnos o llamarnos a diario, o quedar para tomar algo. Eso no es.


Esto pasa mucho:

- Buenos días cariño, cómo estás?

- Bien amor, aunque tengo cosas que me preocupan, n he dormido mucho. Y tú?

- Yo bien, corriendo que voy tarde al trabajo. Tengo ganas de verte! Un beso.


Y sin más, dejas pasar un momento para pararte y preguntar: "qué te preocupa, o qué cosas te rondan que no te dejan dormir? Escríbemelas y cuando tenga un momentito en el curro, te leo y las compartimos juntos". Eso es tener un compromiso. El compromiso de estar, de que te importa, de compartir, de saber qué ocurre. Eso es hacer ver a la otra persona que te importa, que estás. Eso es amor.


Hay un párrafo que impera en mi vida que dice:

"El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso.

No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.

El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta." Corintios 13:4-7


Pero claro, de todo esto que lees, ¿qué practicas tú? Porque desde tu ego seguramente digas que tu amas así, pero... ¿lo haces? Honestamente.


Hay una canción que a mi me gusta mucho de Christina aguilera, de su album Stripped, que dice:


"Recuerdo cuando todo comenzó por primera vez

Estuvimos unidos desde el principio

No pasó mucho tiempo antes de que te pusieras duro en eso de tratar de ganar mi corazón.

Puse todo de mi para no caer, pero no pude evitarlo y puse mi mi corazón al final.

Fuiste considerado, y cuidabas de no herir la relación.


¿Qué pasó con aquellos días en que solías ser compasivo?


Cuidando lo que pensé y dije, tan atento, un caballero.

Ahora es difícil que apartes la cabeza del televisor

Dándome por garantizada últimamente, y francamente, esto tiene que acabar.


Ooh, me siento poco apreciada

Ooh, por todo el tiempo y esfuerzo que he puesto en este compromiso


Llevémoslo de nuevo al principio

Cuando nuestro amor era algo nuevo

Cuando el romance era importante

No era sólo "otra cosa más que hacer"

Me sentía muy alto en el deleite del amor

Pensé que nunca volvería a bajar

Ahora parece que tú y yo hemos perdido nuestro terreno sólido


Después de un tiempo me di cuenta de que parece que doy más de lo que consigo.

Es curioso cómo las cosas parecen cambiar después de unos años de compromiso.

Solíamos hablar durante horas sobre nuestros sueños mientras estábamos acostados en la cama

Extraño aquellos días en que te quedabas despierto

Ahora te das la vuelta y roncas en lugar de eso

(Estoy cansada de esto)


Echo de menos los masajes agradables, las largas llamadas telefónicas

Y la forma en que hablaste, cómo me excitó

Perderme en los baños de burbujas, tener las más dulces risas contigo.

Necesito que me devuelvan esos días...."


Qué gran álbum este. Para los curiosillos, esta canción se la escribió a su marido, del cual, se separó un año más tarde. A veces no hay más ciego que el no quiere ver y por lo visto él, no vio el mensaje.


Ojo, que esta letra, aunque esté escrita de mujer a hombre, sirve para todos lados. El "y viceversa" famoso. Da igual el género, simplemente de una persona a otra que empieza a meterse en su mundo, en sus problemas, en sus historias, en su egoísmo y se olvida del otro lado.


Las promesas empiezan a romperse, a incumplirse. Empezamos a aprovecharnos de la comodidad de saber que la otra persona está ahí aún con mi dejadez. Pero cuidado, porque todo el mundo se acaba cansando. Y hay algunos que van a consulta a hacer una terapia de pareja cuando ya es demasiado tarde, pues, la decepción y la frialdad se va construyendo poco a poco, con detalles del día a día, como el amor. Qué paradoja, ¿no?


Y es que el amor, se construye pero también se destruye. Y aunque tú tengas tus historias, la otra persona también tiene los suyos aunque no los diga, o sean menores, o simplemente no ocurre nada pero necesita sentir que te interesas de igual modo por averiguar si hay algo o no que le pueda preocupar.


Ay el amor, el amor...ese que aparece y descuidamos. Da igual si ha pasado un mes, un año o 23. El amor, ese baile de dos que se convierte en uno porque el otro se ha empezado a descolgar y no se ha dado ni cuenta cómo ni cuando fue. El amor, el santo grial que todos dicen buscar pero que cuando lo tienen delante, no saben protegerlo, cuidarlo, respetarlo y amarlo. Del que todos hablan pero nadie lo profesa.


Ama. Expande tu alma. El que ama se vuelve grande, se purifica, se nutre y hace que la vida del otro, se expanda igual.

Cuida tu relación como cuidas a tus animales, o tu trabajo, o tu moto, o a tus hijos, o tu cuerpo.


Compromiso: Del lat. compromissum.


1. m. Obligación contraída.


2. m. Palabra dada.


3. m. Acuerdo pactado entre distintas partes.


Si no cumples lo que dices, no lo digas. Pues en el compromiso no solo está implícita la otra parte, sino tu mismo, tus valores, tu integridad y tu palabra.


Sal del egoísmo, que aburre. Vive en equilibrio entre el TÚ y el YO.

408 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page